Cuentos Caja magica

Publicado en agosto 2012 |

0

Caja de magia [cuento]

Por  Solange Rodríguez Pappe


Para Andrés Magnalucius Nada Nadie


0

Instrucciones de uso

Una caja de magia jamás debe confundirse con un baúl de recuerdos aunque exteriormente se parezcan: la caja de magia tiene dentro cubiletes vacíos, el baúl de recuerdos posee cuartos que ya son inhabitables; ambos guardan en su interior barajas y manuscritos -cartas son, finalmente-, tal vez nudos, lazos inseparables que están anudados de manera confusa. Lo que sí, y en esto somos tremendamente enfáticos sus fabricantes, jamás se aconseja abrir una caja de magia o  un baúl de recuerdos a menos que se tenga un contrapeso fuerte del lado de la realidad. Hay gente que por curiosidad se ha resbalado dentro y sobre ellos ha caído la tapa.

Descripción de contenido

Este libro es una caja de magia, que contiene otra caja de magia, que contiene una caja de magia adicional, que contiene una caja de magia más dentro de otra minúscula caja de magia, que sospechamos nos contiene a todos. Algunos ilusionistas sostienen que como dice ser mágica, se trata de una caja plana; otros, más imaginativos todavía, sostienen que es redonda y gira imperceptiblemente en torno a una enorme esfera luminosa a la que los profanos llaman sol.

Polvos mágicos

En  la caja de magia, los polvos que contienen el frasco azul corresponden a un conejo deshidratado; la emulsión del frasco negro es un mago diluido al ochenta porciento y en el gotero viene su ayudante. La purpurina va por separado. Para poner en marcha la ilusión poner todo a reposar en agua pero, por favor, no agitar.

Adicionales

En algunas cajas de magia – sobretodo las taiwanesas – suele incluirse una mujer elástica doblada en cuatro partes. Come poco y es de gran ayuda en los juegos de manos. Como advertencia avisamos que suele quejarse de nostalgia como todo migrante, pero tampoco es para tanto. Se consuela abrazándose a sí misma.

I

Aplicación


Saberes previos

Muchos criptozoólogos dejaron esa carrera para estudiar mentalismo porque al culminar sus estudios debían someterse al desagradable proceso de perforación de tímpanos: urgía evitar toda posibilidad de escuchar los cantos de las sirenas. Está de más decir que las mujeres lucran muy bien en la criptozoología, si de estudiar monstruos se trata, pero fallan estrepitosamente en el mentalismo, cuando les toca adivinar el pensamiento masculino.

Búsqueda de oficio

—¿Por qué no puedo ser ilusionista? — Pregunta con persistencia la muchacha al dueño del circo—. Ya te he explicado la tradición— contesta, harto de necedades — ¡si eres mujer, sólo puedes ser bruja!

Grandes ilusiones

Los magos jóvenes siempre piden voluntario de entre el público pero han de estar atentos para seleccionar a los más sonrientes, los más vitales, los que tengan cara de tener la carga de una familia grande sobre sus hombros para enviarlos en los números de desaparición, a lo que los fabricantes  llamaremos: “el otro lado”. Se sugiere evitar  solitarios, a las menopáusicas, a otros magos camuflados, a turistas con ganas de viajar gratis, a diseñadores y a artistas en general para ser enviados al universo de la fantasía: ¡Jamás quieren regresar y estropean  absolutamente todo el efecto!

Manipulación

Minutos antes de que se diera por finalizado el primer congreso de magia hubo que emplear una ilusión de emergencia para detener el tiempo. Aún no se terminaba de debatir quién fue primero, si el conejo o el mago.

Multiplicación

A un mago que visita por azar cierto pueblo de frontera se le hace llevar en cajas mujeres que están rotas, trizadas o tintinean. Sus asesinos no se explican por qué aún no mueren: una continúa parpadeando con los orificios vacíos, sin vesícula, sin dedo medio, careciendo de ombligo. Otra se sigue agitando con la voluntad de un látigo o como una salamandra sin cola. Una más sigue vibrando como una bacteria que se defiende de los ojos científicos. Él, tras una detenida observación dictamina que se sacuden aún porque están contaminadas con el mal del movimiento y dice que nada puede hacerse. Nervioso, aconseja a quienes las partieron que cada pedazo de mujer se fragmente aún más por setecientos setenta y que vayan a lanzarlos después al mar, parte por parte. Esa misma noche  se va de forma discreta mientras los hombres hacen su trabajo. El mago sabe que el mal de la inquietud femenina es incurable y que entrada la mañana hordas de mujeres furiosas volverán en cuanto se multipliquen en el agua.

Teletransportación

Para Alberto Chimal

En un siglo donde ya no se usan relojes la viajera del tiempo, finalmente, ha logrado toparse con el viajero del tiempo que venía persiguiendo desde hacía ya varias centurias usando el método de la teletransportación: Ella está anciana y él luce jovencísimo. Como pasa siempre en el amor, piensan mientras se observan desolados, hemos coincidido o muy temprano o muy tarde.

Levitación

Para tener la sensación de ser más ligero  —dicen quienes son expertos en la gracia de flotar —: tomar ascensores en edificios de mínimo veinte pisos y en el trayecto besarse hasta que los labios ardan.

Escapismo

A continuación, el personaje del mago rebelde sujetado fuertemente por su autora a un nudo narrativo, luchará por salir de este micro cuento.

Aparición

En cuanto entraba un insecto al dormitorio del famoso milagrero amazónico y  su esposa caía en pánico, él siempre decía que exageraba, mientras imitaba sus grititos, mientras se reía estruendosamente en su cara. Más rió ella cuando a la pieza entró el tigre…

Desaparición

Ya venían con la sangre caliente cuando pudieron coincidir en la habitación de un hotel de paso, que quedaba en la zona más árida del carretero, y sus cuerpos, enmelados de sudores,  tardaron más de lo usual en separarse: entre  la humedad agobiante, que le daba al cuarto una densidad como de sueño, se frotaron, se hicieron cosquillas y confidencias. Pero, ¡ay!, ya era demasiado tarde cuando se dieron cuenta que primero él y luego ella, la pareja de amantes fugaces, se fueron desvaneciendo hasta el siguiente encuentro, dejando un humo leve y perfumado de melocotones que se escapó con tristeza apenas los nuevos huéspedes abrieron la ventana.

Recomposición

A veces uno que otro efecto de magia sale mal y el alma del ilusionista, si se ha desvanecido en el aire, demora más tiempo en consolidarse si la comparamos con un pie roto, por ejemplo, porque el alma no tiene sangre. La sangre es lo que hace posible la cicatrización. El alma, en cambio, está hecha de cartílago y de la misma sustancia porosa que estructura a los sueños. Se aconseja entonces beber cuatro huevos batidos y ponerse horizontal. Alejarse también del número de los serruchos durante un tiempo.

Sombras chinescas

Triste es la vida del que atisba la sombra de lo que amó en la silueta de todas las cosas, sobretodo en el contorno de los extraños que van por las aceras.

Juego de memoria

La estampa corresponde a una reunión allá por los años setenta: “Tal como lo hizo alguna vez el mago Fu Manchú  en sus giras por México, los ilusionistas pueden hacer aparecer a contraluz una paloma, un camello, un elefante…”, dice con orgullo el estudiante de efectos chinescos, “los magos somos los artistas más completos, porque tenemos en las manos un zoológico”. Lo escucha un escritor y empieza a reírse  a carcajadas, se apellida Borges y desde que tiene memoria, con sus manos crea mundos.

Magia bizarra

Existe también una fascinadora de espíritus cuya perversión es exquisita, a tal extremo que se dedica a pasear desnuda, lánguidamente, por las casas encantadas, solo por el placer de pescar desprevenido a algún incauto fantasma y asustarlo con los placeres de la vida.

Magia cómica

La vieja ayudante de mago alecciona discretamente al nuevo grupo de chiquillas contratadas para realizar un acto privado: “nunca vayan a tomarse en serio a un ilusionista” —les  dice mientras les acomoda los lazos del cabello — “Tienden a desaparecer en cualquier momento”.

Materialización

Antes de meterse bajo sus destartaladas camas, los niños fantasma miran desconfiados sobre las sábanas; no vaya a ser que en la madrugada fueran a sentir como si sobre ellos se  recostara  algún humano.

Mentalismo

Concluir —sólo con intercambiar miradas y luego de intentar terminar tantas y tantas veces —, que nuestra correspondencia es irremisible y penosa como la de un fantasma a un cadáver.

Otra forma de mentalismo

El amor es esto: sentarse en la esquina de una ciudad cualquiera a esperar que quien amas pase.

 

Transformación

El adivino lee las líneas de mi mano: para él mi cuerpo es un mapa de carne con mesetas, hondonadas y yerbas creciendo. —No — dictamina muy serio — no hay tesoro.

Restauración

Hay veces en que a la vieja herida que tengo en mi dedo izquierdo le duele persistentemente esta mujer.

II

Fondo falso

No emplear la caja de magia ni como juguete infantil, ni como calabozo de torturas, ni como cubo Rubik, ni como laberinto amoroso, ni como abismo para suicidas. Tampoco emplearse como banco para alcanzar un objeto que se encuentra en una repisa alta. Emplear mejor la escalera que se encuentra incluida en el sobre de color negro.

III

Para cerrar la caja de magia

Observe si no se le ha quedado nada por fuera, algún conejito, paloma, naipe, moneda, mujer cubierta de escarcha o fueguecillo encendido en los rincones. Ordene dentro las bolitas rojas, los cordelillos, los espejos. Después, sencillamente coloque la tapa, asegúrela, suspire y alce la mirada. Percátese de que usted se ha instalado otra vez en la maldita realidad.


Julio 2012

Solange Rodríguez Pappe

Ganadora del premio nacional Joaquín Gallegos Lara al mejor libro de cuentos del año con Balas perdidas (2010). Es docente universitaria, cronista y conductora de talleres de escritura creativa. Ha publicado cuatro libros de cuentos: Tinta Sangre (2000), Dracofilia (2005), El lugar de las apariciones (2007) y Balas perdidas. Consta en varias antologías de narrativa hispanoamericana como las realizadas por Raúl Brasca —Cielo de Relámpagos( 2009)— y Salvador Luis —Asamblea Portátil(2010) y la condición pornográfica (2011). Tiene un tomo de microrelatos en proyecto de volverse un libro de arte llamado Caja de magia ( 2012). Se puede encontrar novedades sobre su producción en el blog http://ellugardelasapariciones.blogspot.com y su twitter @hembradragon

Comparte!

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Copyright © 2012. All Rights Reserved.
Puede encontrar información sobre cómo reusar o volver a publicar esta obra en http://www.entremaresmagazine.com/condiciones-de-uso/.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Back to Top ↑

Email